Calle de Ruiz de Padrón, 9 1º Dcha. 38800 San Sebastián de La Gomera - Santa Cruz de Tenerife

Actualidad

13/08/2018

Reformar la entrada de un edificio

Reformar la entrada de un edificio

En las Islas Canarias suele recurrirse a una administración de fincas en Tenerife para sacar cuentas de los gastos que puede suponer la reforma de la entrada de un edificio. Así evitas dolores de cabeza con la contabilidad y posibles problemas entre vecinos.

Por eso una administración de fincas en Tenerife es la que toma contacto con el grupo de obreros anteriormente contratado por la presidencia del edificio, llevando así el completo control de las cuentas.

Con la antigüedad de muchos edificios y las nuevas leyes para dar accesibilidad a gente con minusvalía, en muchas entradas están llevando a cabo reformas parciales creando rampas de acceso para evitar los escalones. Se decide en muchas ocasiones realizar un cambio completo de suelo.

Cambiar antiguos ascensores que ya necesitan una renovación es otro de los grandes gastos que un viejo edificio puede llegar a sufrir. Es un desembolso importante, por lo que la comunidad de vecinos suele comprometerse a subir los gastos de comunidad, habiendo en ocasiones problemas de impago por parte de algún vecino.

Ayuntamientos de diversas poblaciones han promovido la renovación de fachadas por dar un lavado de imagen a las ciudades. Por eso dichos ayuntamientos corren con parte de los gastos, pero es otro desembolso más para el vecindario.

Dicho todo esto queda claro que no es tarea fácil el llevar la contabilidad de una comunidad de vecinos debido a los grandes cambios en las cuotas que suelen haber cuando se realiza una reforma de algún tipo.

Ahí es cuando en Administraciones Juan Carlos Delgado te mostramos nuestra total profesionalidad llevando a cabo el trabajo de contabilidad y control sobre los posibles impagos de algún vecino. Te quitamos toda presión o dolor de cabeza por muy poco dinero. Visítanos para darte un trato personalizado. Nos adaptamos a tus exigencias para mostrarte así nuestro buen hacer de cara al cliente.